Deficiencias y Desactivaciones de los Sistemas de Rociadores

NFPA 25, Norma para la Inspección, Prueba y Mantenimiento de Sistemas de Protección contra Incendios a Base de Agua, proporciona los criterios para las actividades de rutina que tienen que llevarse a cabo para garantizar que se pueda confiar en los sistemas de protección contra incendios a base de agua, como los sistemas de rociadores automáticos, en caso de incendio.

Estas actividades van desde la simple confirmación visual de algunas cosas como la posición de la válvula o la temperatura del tanque de agua, de manera más frecuente; a la realización de actividades mucho más complejas, como pruebas de flujo total y evaluaciones internas a intervalos más prolongados.

Hay una gran cantidad de observaciones o hallazgos durante la inspección o prueba de un sistema de rociadores que pueden no cumplir con la norma. Dicho esto, hay una diferencia entre los problemas que significan que el sistema no funcionará en un evento de incendio y aquellos que no tienen mucho, si es que tienen alguno, efecto sobre la capacidad del sistema para funcionar en un evento de incendio. Si bien cada uno debe corregirse, la urgencia y prioridad del primero está claramente por delante del segundo. Aquí discutiremos cómo NFPA 25 clasifica las condiciones de incumplimiento.

Deficiencia no crítica, deficiencia crítica, desactivación

Las ediciones anteriores a la edición 2011 de NFPA 25 presentaban los requisitos de IPM como aprobado/desaprobado porque no se presentaban otras opciones para identificar el estado del sistema en la norma. Desde esa edición, se han agregado definiciones adicionales y la norma se refina continuamente para aclarar estas diferencias con cada nueva revisión. Las siguientes son definiciones de NFPA 25 (edición 2020) relacionadas con condiciones de incumplimiento. Estas condiciones se pueden clasificar como un desactivación o una deficiencia, existiendo dos subconjuntos de deficiencia.

Deficiencia no crítica: Una deficiencia que no tiene un efecto material en la capacidad del sistema o unidad de protección contra incendios para funcionar ante un evento de incendio, pero cuya corrección es necesaria para cumplir con los requisitos de NFPA 25 o para la apropiada inspección, prueba y mantenimiento del sistema o unidad.

Deficiencia crítica: Una deficiencia que, si no es corregida, puede tener un efecto material en la capacidad del sistema o unidad de protección contra incendios para funcionar según lo previsto ante un evento de incendio.

Desactivación: Una condición donde un sistema o unidad de protección contra incendios o una parte de éstos están descompuestos, y la condición puedan resultar en que el sistema o unidad de protección contra incendios no funcionen ante un incidente de incendio.

Simple pero no fácil

Si bien en teoría las definiciones permiten una fácil clasificación de los problemas que no cumplen con la norma en uno de los tres niveles, a menudo no es sencillo. Cuando el suministro de agua no esté disponible o se haya visto significativamente comprometido, se puede etiquetar claramente como una desactivación. Cuando falta un letrero de información general, se puede clasificar claramente como una deficiencia no crítica. La mayoría de las cosas se encuentran en algún lugar entre estos dos extremos y requieren más juicio. La siguiente imagen del Manual de NFPA 25, IPM de Sistemas de Protección contra Incendios a Base de Agua, muestra una característica del «Etiquetado del sistema», en el que se evalúan diferentes condiciones junto con consideraciones clave y se aplica una etiqueta. Esta característica demuestra las variables que intervienen en la toma de una determinación. Este ejemplo en particular habla de rociadores pintados.

Hay una tabla que ayuda

Si bien cada situación y condición aún necesita evaluarse individualmente, hay una tabla proporcionada en el anexo de NFPA 25 que proporciona un buen punto de partida para considerar cómo clasificar una condición de incumplimiento. Si bien el material anexo de los códigos y normas de la NFPA no se considera parte de los requisitos del documento, se incluye con fines informativos como material explicativo. Con esa advertencia entendida, sigue siendo un resultado del proceso de desarrollo de normas que se vota y aprueba por consenso del comité técnico responsable por la norma. La siguiente imagen proporciona una instantánea de una pequeña parte de la tabla. Es informativo porque los detalles de cada situación y condición deben ser considerados para la situación individual.

Etiquetado del sistema

Si bien NFPA 25 no define específicamente una «estructura de etiquetado» para identificar niveles de deficiencias o desactivaciones, muchos estados han desarrollado una serie de etiquetas codificadas por colores que se colocan en un sistema o componente para identificar la importancia de la condición identificada. El Anexo G de NFPA 25 proporciona a las autoridades competentes (AC) una guía básica con respecto a un programa de etiquetado del estado del sistema. Los lectores deberían verificar los requisitos para el etiquetado en la jurisdicción en la que están trabajando. La guía NFPA 25 sugiere cuatro etiquetas para identificar la condición.

Un sistema de etiquetado codificado por colores que refleje la norma incluiría las siguientes etiquetas:

Etiqueta verde: no se encontraron deficiencias ni desactivaciones cuando se completaron las inspecciones y pruebas realizadas con la frecuencia requerida, como se indica en el informe IPM proporcionado al propietario.

Etiqueta amarilla: deficiencias no críticas encontradas y registradas en el informe IPM

Etiqueta naranja: deficiencias críticas encontradas y registradas en el informe IPM

Etiqueta roja: desactivaciones encontradas y registradas en el informe IPM

 

Cuidado con la edición

Como se mencionó anteriormente, la norma se revisa continuamente en torno a este tema. Los ejemplos y la información proporcionados aquí se basan en la edición 2020 de NFPA 25. Si bien no es probable que el método general descrito aquí cambie, se pueden esperar pequeños ajustes de una edición a otra. La edición 2023 de la norma se publicará a finales de este año y se propone realizar revisiones significativas de las tablas del anexo y la clasificación de ciertos hallazgos como deficiencias o desactivaciones.

Corrección o reparación de deficiencias y desactivaciones

La corrección o reparación de deficiencias o desactivaciones es una de las responsabilidades del dueño del edificio o representante designado. El dueño de la propiedad es responsable de asegurar que las deficiencias o desactivaciones sean corregidas o reparadas. La acción correctiva para remediar las deficiencias y desactivaciones tienen que realizarse de acuerdo con la norma de diseño e instalación aplicable. Las desactivaciones se tienen que corregir dentro de las 10 horas o se tiene que evacuar el edificio, se necesita establecer una vigilancia contra incendios aprobada, se tiene que establecer un suministro de agua temporal o se necesita establecer e implementar un programa aprobado para eliminar las fuentes potenciales y limitar la cantidad de combustible potencial. En el Capítulo 15 de NFPA 25 se detallan otros pasos y políticas para tratar las desactivaciones. Es necesario comprender las diferencias entre desactivaciones, deficiencias críticas y deficiencias no criítica para priorizar adecuadamente las acciones correctivas.

Por Jonathan HartLíder Técnico, Servicios Técnicos de Ingeniería en NFPA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
WhatsApp Mas Información